¿ Por qué no fracasan las naciones? - Blog | InnWIKItionBlog | InnWIKItion

¿ Por qué no fracasan las naciones?

Parece que la obra de Acemoglu y Robinson, “Por que fracasan las naciones” no ha tenido la difusión y seguimiento que, aquellos que la conocemos, creemos que debería tener. O quizá ha sido simplemente  ignorado por gran parte de los que , se supone, han de dirigir el mundo y guiarlo por los caminos de la prosperidad, justicia y equidad. Muchos de ellos siguen sin embargo asombrados y asombrando , con la iluminación superior que “La riqueza de las Naciones “de Adam Smith les mostró y, pese a lo irreal de sus argumentos de partida, siguen comprando y vendiendo sus conclusiones, en una orgía neoliberal que deja la parte social de la vida en un lugar oscuro

La continua oposición a la idea de la destrucción creativa del economista austriaco Joseph Shumpeter, por parte de los arquitectos de nuestro modelo  de sociedad , todavía hoy,  nos impide avanzar. La destrucción creativa no es más que el proceso que se produce cuando la aparición de innovaciones en casi cualquier campo, provocan la desaparición de viejas estructuras ineficientes que han estado funcionando hasta ese momento. Esto, por lo general , va a provocar una alteración en el statu quo de algo o alguien.

Destrucción creativa es ser capaces de descentralizar recursos energéticos, ser capaces de abrir los ojos y ver como nuestra autonomía personal, sumada en todo holístico, crea la autonomía global y deja en un plano secundario la imprescindible garantía energética que las grandes centrales y empresas nos dan hoy en día. No es necesario, gracias, pero no es necesario. Hay todo un camino por recorrer en el campo de las energías que desembocar en la gratuidad de las mismas, en el mantenimiento de un mero coste de sostenimiento general,  para el que no será necesaria una estructura oligopólica como la que hoy nos oprime y ahoga.

Destrucción creativa es la creación de toda una legislación que normalice la participación del individuo, como ente autónomo, en aventuras empresariales como mero inversor. Hacerlo con vistas a impulsar el desarrollo de esta nueva vía de participación en la vida económica del ciudadano medio, es lo que cabría esperar. Sin embargo, y en aras de la defensa del sistema financiero, tradicional y  hegemónico, nos encontramos con borradores de leyes y normas que muestran un claro  ánimo de dificultar su real explosión. Un hecho que puede acabar con la primacía de los poderosos, de los que realmente mandan, de los que están bien como están. La protección del inversor no experto, es la excusa  sobre la cual esta montada esa mentira que es la nueva ley de Fomento de la Financiación Empresarial ¿ donde estaba  ese espíritu   protector cuando se vendieron participaciones preferentes   de bancos y cajas de ahorros a personas sin ninguna formación económica? No importa si pierdes tu dinero , no importa si lo inviertes mal. Lo que importante es la capacidad del crowdfunding de transformar lo ya establecido . La transparencia  y el  libre acceso a la información, valores implícitos en la nueva empresa, garantizan que el volumen de estafas va a ser despreciable frente al de empresas que alcancen su desarrollo sin necesidad del sistema de financiación tradicional.

Destrucción creativa es que cada uno de nosotros deje de comprar estos mensajes y empìeze su transformación hacia un papel de responsabilidad personal, que abra sus ojos,  por ejemplo, a iniciativas cooperativistas estilo som energia o som conexió en el campo de las telecomunicaciones, o que  nos involucremos en las corriente del crowdfunding, que sigamos apoyando y multiplicando aquello en lo que creemos, o deberíamos, que es la libertad personal como motor de un mundo realmente libre.

@voroperez

05. Agosto 2014 by voroperez
Categories: Economía Social | Tags: , , , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


20 + = 22