Presupuesto Participativos, cuestión de prioridades - Blog | InnWIKItionBlog | InnWIKItion

Presupuesto Participativos, cuestión de prioridades

Mucho se ha hablado, y en algunas administraciones locales se han puesto en práctica, sobre los presupuestos participativos. Para que nos entendamos, son aquellos en  los que los interesados, véase la población en sí, decide sobre el destino final de una pequeña parte de los presupuestos municipales. La limitación pequeña parte es una licencia personal que asumo para intentar que la definición sea lo más real posible.

El pasado mes de julio, en la Universitat d’ Estiu de Gandia, participé como ponente en un curso que trataba sobre el emprendimiento social, y sostenible. Este curso engloba la economía social, la innovación y la financiación del emprendimiento. La  última parte me tocó a mí y, como no, estuvo centrada en el crowdfunding. El crowdfunding consiste en microdonaciones económicas de un gran número de personas, durante un plazo de tiempo determinado, para dotar de recursos un proyecto concreto.

 Durante el desarrollo de la sesión, revisando los variados y sorprendentes objetivos que puede tener una campaña de crowdfunding, llegamos al crowdfunding cívico, definido perfectamente por Rodrigo Davies en la tesis que presentó en el MIT en Junio de este mismo año. Davies habla de él como una oportunidad de compartir con la administración los costes de ciertas infraestructuras o proyectos que puedan ser interesantes para una comunidad, un barrio por ejemplo.

Por un cambio en la Ley de Mecenazgo

El ejemplo que utilizamos fué, un parque infantil, mediante una campaña de crowdfunding un grupo de vecinos consigue la financiación necesaria para su instalación y comparte los costes, o no, con la administración que, se supone, es la responsable de que esta infraestructura exista. ¿ no estaríamos pagando dos veces por lo mismo? Una vía impuestos y otra vía aportaciones a la campaña de crowdfunding.

En nuestro país, motivado por la corriente neoliberal que gobierna Europa desde hace ya unos años, los Estados, al menos el nuestro, nos ha convencido de lo insostenible del estado del bienestar. Es algo que, en su día, se bascula hacia entidades del Tercer Sector, quedando del lado del  Estado únicamente la responsabilidad de su financiación. Pero llegan las vacas flacas, y el Estado deja de hacerlo, de financiar parte del  Estado del Bienestar gestionado por Entidades No Lucrativas. ¿ Soluciones? Una de ellas es el crowdfunding social, en el que algunos hacemos microdonaciones para que parte de este tejido de acción social siga funcionando.

 Al mismo tiempo, la Asociación Española de Fundraising aboga por una reforma de la Ley de Mecenazgo y uno de los aspectos sobre los que hace hincapié es una desgravación del 100% de los primeros 150€ que un ciudadano, o ciudadana, aporte a un proyecto social.

Metemos todos estos puntos en una coctelera, la agitamos correctamente y obtenemos una forma de pensar diferente. Una forma de pensar en la que, los presupuestos dirigidos a infraestructuras,  se utilizan para financiar la acción social , el estado del bienestar, y las infraestructuras pasan a financiarse mediante campañas de crowdfunding – no todas claro sino aquellas que por su escala lo permitan-.  Imagina ahora que tus aportaciones, en determinados proyectos y hasta un límite concreto, desgravan el 100% de su importe. Dejaríamos de hablar de crowdfunding social y hablaríamos de presupuestos participativos

 @voroperez

03. Octubre 2014 by voroperez
Categories: Economía Social, Innovación, Organización Social, Proyecto de Investigación | Tags: , , , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


53 − 49 =