Desmercantilizar y vivir en libertad - Blog | InnWIKItionBlog | InnWIKItion

Desmercantilizar y vivir en libertad

La mercantilización de diferentes aspectos de nuestra vida es un proceso orgánico, inducido por el entorno en el que nos vivimos, que abre paulatinamente una puerta de acceso al control externo de nuestro día a día. El ocio, las relaciones, los suministros básicos, la propia educación o la sanidad son solamente una muestra de todo aquello que ha ido poco a poco mutando desde una concepción de vida y derechos, a otro de mercado y servicios.

De este modo, nos alejamos cada vez más de un escenario en el que ejercemos una soberanía real sobre aquellos aspectos que conforman nuestra vida. Las mayor parte de las acciones que el común de las mortales llevamos a cabo a lo largo de un día cualquiera de nuestra vida, están orientadas al consumo de productos y servicios que nos inducen a experimentar sensaciones y emociones concretas construidas por terceras personas, o bien a dedicar nuestro tiempo a ganar el dinero necesario para pagar esos productos y servicios.

La generalización no es una buena guía, en ningún caso, pero si nos abstraemos de esta visión y realizamos un ejercicio de autoanálisis desde un plano profundamente sincero, muchas personas podremos reconocer la realidad de esta afirmación. El mercado y sus fuerzas, principalmente el capital y aquellas que lo manejan, han ido colonizando de un modo solapado nuestro tiempo de vida, introduciendo en nuestra mente necesidades y anhelos inexistentes en tiempos pasados e innecesarios en la mayor parte de las ocasiones.

Un sencillo ejercicio para constatar esto se reduce a dedicar unas horas de un día cualquiera a simplemente ver la televisión en abierto, aquella que introduce anuncios en su programación,  e ir anotando todo aquello que se anuncia y con que frecuencia lo hace. El marco general de los productos y servicios que aparezcan variará en función del canal que seleccionemos para realizar este ejercicio, pero el objetivo general de todo el conjunto es siempre el mismo: construir un mundo diferente a aquel en que vivimos y conseguir que deseemos vivir en él.

La segunda parte de este ejercicio consiste simplemente en revisar el listado que hemos realizado en la primera parte e ir tachando aquellas entradas de la lista que anuncian algo prescindible desde una perspectiva de mantenimiento de una vida digna. Me refiero con esto a plantearnos, con la misma sinceridad con la que hemos abierto este proceso autorreflexivo, qué significa para nosotras este concepto, el de una vida digna. Para ello hemos de reconocer las características que observamos en él y utilizar únicamente aquellas que provienen de nuestro propio pensamiento, de nuestro propio ser y no se ven afectados por el continuo bombardeo de información que a través de los medios de información recibimos de un modo continuo.

Si añadimos a esta receta un condimento de visión y acción colectiva, dejando los intereses individuales en un segundo plano y anteponiendo aquellos que son positivos para todos y todas, entraremos en una primera vía desmercantilizadora que nos va a permitir recuperar el control de gran parte de nuestro tiempo, de nuestras decisiones y en resumen de nuestra libertad.

28. octubre 2018 by voroperez
Categories: Economía Social, Entrada Rápida, Organización Social | Tags: , , | Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


42 − = 39