Blog | InnWIKItion | Un espacio para mover el cambio

Crowdfunding, una vía para crear empleo

El pasado viernes el Consejo de Ministros dio luz verde al proyecto de ley de Fomento de la Financiación Empresarialen la que, entre otros asuntos, intenta crear el marco jurídico adecuado que impulse el desarrollo del crowdfunding como herramienta dinamizadora de nuestra economía. O así debería ser; no soy experto jurista ni conozco el articulado dela Ley en profundidad, por lo que estoy esperando a leer las reacciones de la Asociación Española de Crowdfunding, entre otros, para tener un punto de vista desde distintos primas, que me permita crear reflexionar sobre mi propia opinión a respecto. No es el objeto de esta entrada darle caña al gobierno y su inoperancia en temas de tanta importancia como este, sino plasmar por qué creo yo en esa importancia.

Anotar en este punto que este proyecto de Ley no afecta a todas las modalidades de crowdfunding, sino únicamente a aquellas que ofrecen como resultado al inversor, un rendimiento financiero. Estos son el crowdfunding de inversión ( Equity ) en el que el inversor compra un porcentaje de la empresa en la que invierte, y el crowdfunding de préstamo ( Lending ) en el cual el inversor presta el dinero al emprendedor y a cambio recibirá un reintegro del mismo, y adicionalmente un interés pactado entre las partes. El crowdfunding de recompensa ( Rewards Crowdfunding), utilizado en nuestro país para el lanzamiento de nuevas propuestas culturales ( principalmente ) y el de donación ( Donation Crowdfunding )utilizado habitualmente en proyectos con un fin social,  el que el donante simplemente aporta dinero sin esperar nada a cambio, más que la mera satisfacción personal de participar en algo en lo que cree, serán regulados por la Ley del Mecenazgo, cuya reforma sigue aparcada en algún cajón de nadiesabequién pero que, antes o después, saldrá a la luz y aportará cambios, espero que muy positivos, para impulsar igualmente este fenómeno.

La propia Comisión Europea y el Banco Mundial, en sendos documentos presentan, plantean y argumentan el crowdfunding como elemento necesario para el impulso a la economía, en un contexto de dificultad extrema de acceso al capital. Jason Best, en esta participación en el  TEDx San Miguel Allende da una visión menos académica y mucho más pragmática de por qué esto es así.

 

Necesitamos crear empleo, para reactivar la vida en esta país. La económica, la social , la medioambiental, toda expresión de desarrollo por la que trabajemos pasa por la creación de empleo. Para ello es necesario innovar y emprender, ya que las estructuras productivas del siglo XX únicamente pueden ofrecer precariedad y salarios minúsculos. En este proceso el elemento clave es el acceso al capital, y las vías tradiconales, los bancos principalmente, no ofrecen los recursos necesarios para sacar adelante el gran número de propuestas innovadoras que, a buen seguro, existen en la mente de personas a las que, posiblemente, incluso conocemos personalmente.

Aquí es donde entra la democratización financiera. El crowdfunding, la posibilidad de que tú puedas invertir, desde una cantidad pequeña, en apoyar la idea, el proyecto que alguien de tu confianza pueda tener. O en proyectos cuya presentación y background te da esa confianza. Pero para que todo esto funcione, es necesario hacerlo dentro de un marco jurídico estable, que garantice a largo plazo la legalidad de tus actuaciones.

La creación de empresas en torno a propuestas innovadoras es la mecha que prenderá la recuperación de puestos de trabajo en otros sectores como el de servicios y creará un efecto bola de nieve que nos facilitará volver a ser una sociedad equitativa y justa.O al menos, estar cerca de serlo.

Si no conoces aún el crowdfunding da un paso adelante,  infórmate bien y participa.

@voroperez

06. octubre 2014 by Salvador Pérez
Categories: crowdfunding, Economía Social, Innovación, Organización Social | Tags: , , , , | Leave a comment

Presupuesto Participativos, cuestión de prioridades

Mucho se ha hablado, y en algunas administraciones locales se han puesto en práctica, sobre los presupuestos participativos. Para que nos entendamos, son aquellos en  los que los interesados, véase la población en sí, decide sobre el destino final de una pequeña parte de los presupuestos municipales. La limitación pequeña parte es una licencia personal que asumo para intentar que la definición sea lo más real posible.

El pasado mes de julio, en la Universitat d’ Estiu de Gandia, participé como ponente en un curso que trataba sobre el emprendimiento social, y sostenible. Este curso engloba la economía social, la innovación y la financiación del emprendimiento. La  última parte me tocó a mí y, como no, estuvo centrada en el crowdfunding. El crowdfunding consiste en microdonaciones económicas de un gran número de personas, durante un plazo de tiempo determinado, para dotar de recursos un proyecto concreto.

 Durante el desarrollo de la sesión, revisando los variados y sorprendentes objetivos que puede tener una campaña de crowdfunding, llegamos al crowdfunding cívico, definido perfectamente por Rodrigo Davies en la tesis que presentó en el MIT en Junio de este mismo año. Davies habla de él como una oportunidad de compartir con la administración los costes de ciertas infraestructuras o proyectos que puedan ser interesantes para una comunidad, un barrio por ejemplo.

Por un cambio en la Ley de Mecenazgo

El ejemplo que utilizamos fué, un parque infantil, mediante una campaña de crowdfunding un grupo de vecinos consigue la financiación necesaria para su instalación y comparte los costes, o no, con la administración que, se supone, es la responsable de que esta infraestructura exista. ¿ no estaríamos pagando dos veces por lo mismo? Una vía impuestos y otra vía aportaciones a la campaña de crowdfunding.

En nuestro país, motivado por la corriente neoliberal que gobierna Europa desde hace ya unos años, los Estados, al menos el nuestro, nos ha convencido de lo insostenible del estado del bienestar. Es algo que, en su día, se bascula hacia entidades del Tercer Sector, quedando del lado del  Estado únicamente la responsabilidad de su financiación. Pero llegan las vacas flacas, y el Estado deja de hacerlo, de financiar parte del  Estado del Bienestar gestionado por Entidades No Lucrativas. ¿ Soluciones? Una de ellas es el crowdfunding social, en el que algunos hacemos microdonaciones para que parte de este tejido de acción social siga funcionando.

 Al mismo tiempo, la Asociación Española de Fundraising aboga por una reforma de la Ley de Mecenazgo y uno de los aspectos sobre los que hace hincapié es una desgravación del 100% de los primeros 150€ que un ciudadano, o ciudadana, aporte a un proyecto social.

Metemos todos estos puntos en una coctelera, la agitamos correctamente y obtenemos una forma de pensar diferente. Una forma de pensar en la que, los presupuestos dirigidos a infraestructuras,  se utilizan para financiar la acción social , el estado del bienestar, y las infraestructuras pasan a financiarse mediante campañas de crowdfunding – no todas claro sino aquellas que por su escala lo permitan-.  Imagina ahora que tus aportaciones, en determinados proyectos y hasta un límite concreto, desgravan el 100% de su importe. Dejaríamos de hablar de crowdfunding social y hablaríamos de presupuestos participativos

 @voroperez

03. octubre 2014 by Salvador Pérez
Categories: Economía Social, Innovación, Organización Social, Proyecto de Investigación | Tags: , , , | Leave a comment

Cambiar asusta

Llevo meses investigando sobre el Crowdfunding en un marco bastante global, con un objetivo académico pero en un ámbito muy de noticia del día a día. Me interesan principalmente los proyectos sociales que buscan financiación, con o sin éxito, mediante la utilización del Crowdfunding, de la financiación colectiva. La crisis ha sido la excusa perfecta para que las administraciones públicas den la espalda al desfavorecido, al igual que a proyectos de ámbito social de un volumen tal, que únicamente son abordables por entes que consoliden los esfuerzos de un gran número de personas. Lo que se hacía antes con los impuestos de todas y todos, ahora nos han convencido de que es insostenible.

Lo disruptivo y reaccionario es como la sociedad, en lugar de quedarse de manos cruzadas protestando y asintiendo con indignación a los argumentos opositores que surgen en  artículos de opinión de los principales diarios y tertulias radiofónicas, ha buscado soluciones para organizarse y actuar. En 2008 hasta la aparición de Kickstarter , no se había oído hablar del crowdfunding bajo ese término, si bien históricamente es un concepto que ha sido utilizado en numerosas ocasiones.  En la actualidad la curva de crecimiento del crowdfunding a nivel global es exponencial, y así tiene la apariencia de continuar durante los próximos años.

Precipita

Esto ha ocurrido pese a las piedras en el camino que han puesto, y siguen poniendo, numerosos gobiernos retrasando la creación de un marco jurídico justo que lo regule adecuadamente, sin coartar su potencial, y dote de seguridad jurídica los actos que se lleven a cabo mediante este fenómeno. Defendiendo a los bancos y los banqueros ( R.I.P. ) por encima de la defensa del interés global, del interés común.

Pero mira por donde, sigue creciendo, sigue ganando adeptos, en todos los tipos de crowdfunding pero, muy especialmente en el personal ( solicitudes directas para proyectos individuales ) y el social, basado en la donación sin mayor recompensa que la participación activa en solución de aspectos que nos afectan a todos y todas. Ante este panorama algún que otro poderoso ha puesto en práctica aquello de: si no puedes con ellos, únete a ellos; empiezan a leerse cada vez más frecuentemente acciones de adquisión de de participaciones en plataformas de crowdfunding por parte de Bussines Angels, empresas de Capital Riesgo, etc

Ayer mismo estuve en la presentación en la Universidad de Valencia de una plataforma de crowdfunding para financiar proyectos de investigación, que se presenta como un proyecto del Ministerio de Economía y Competitividad, y de la Federación Española Para la Ciencia y Tecnología. Solamente un dato, el coste de su utilización es de un 2% del importe recibido de las donaciones ( más gastos bancarios etc.) para el mantenimiento de la plataforma. Pese a descargar parte de su responsabilidad en la financiación de la ciencia en España, aunque no me parece mal que se abra a las personas individuales la posibilidad de colaborar, son incapaces ni tan siquiera de aportar un granito de arena para el mantenimiento de la plataforma.

En fin, que todos le ven las orejas al lobo y se suben, o intentan subir al carro para monetizar este movimiento de base. sin darse cuenta que son eso, movimientos de base y estos no son dirigibles, se guían por el interés colectivo e intentar reducirlos a un entre todos de luxe vacío de significado, estoy convencido de que no es posible. Las plataformas de crowdfunding no son un modelo de negocio  intensivos en capital, en dinero vamos. Son un modelo donde las relaciones construyen el armazón de sustento, en capital relacional, y eso está al alcance de la comunidad.

El crowdfunding es una pieza importante de la economía colaborativa. Nesta y Collaborative Lab, en su informe “Making Sense of the UK Collaborative Economy” afirman que “el modo en que se observa la economía colaborativa varía enormemente. Algunos lo ven como el final del capitalismo, un reemplazo de las leyes del mercado por los principios de basados en compartir. Otros lo ven como la expresión más brutal del capitalismo, que va a arrasar con los intereses ya creados”. Yo lo veo como el inicio de algo muy grande, radical y disruptivo, difícil de controlar jerárquicamente y que requiere una educación social extrema.

@voroperez

10. septiembre 2014 by Salvador Pérez
Categories: Economía Social, Organización Social | Tags: , , | Leave a comment

¿ Por qué no fracasan las naciones?

Parece que la obra de Acemoglu y Robinson, “Por que fracasan las naciones” no ha tenido la difusión y seguimiento que, aquellos que la conocemos, creemos que debería tener. O quizá ha sido simplemente  ignorado por gran parte de los que , se supone, han de dirigir el mundo y guiarlo por los caminos de la prosperidad, justicia y equidad. Muchos de ellos siguen sin embargo asombrados y asombrando , con la iluminación superior que “La riqueza de las Naciones “de Adam Smith les mostró y, pese a lo irreal de sus argumentos de partida, siguen comprando y vendiendo sus conclusiones, en una orgía neoliberal que deja la parte social de la vida en un lugar oscuro

La continua oposición a la idea de la destrucción creativa del economista austriaco Joseph Shumpeter, por parte de los arquitectos de nuestro modelo  de sociedad , todavía hoy,  nos impide avanzar. La destrucción creativa no es más que el proceso que se produce cuando la aparición de innovaciones en casi cualquier campo, provocan la desaparición de viejas estructuras ineficientes que han estado funcionando hasta ese momento. Esto, por lo general , va a provocar una alteración en el statu quo de algo o alguien.

Destrucción creativa es ser capaces de descentralizar recursos energéticos, ser capaces de abrir los ojos y ver como nuestra autonomía personal, sumada en todo holístico, crea la autonomía global y deja en un plano secundario la imprescindible garantía energética que las grandes centrales y empresas nos dan hoy en día. No es necesario, gracias, pero no es necesario. Hay todo un camino por recorrer en el campo de las energías que desembocar en la gratuidad de las mismas, en el mantenimiento de un mero coste de sostenimiento general,  para el que no será necesaria una estructura oligopólica como la que hoy nos oprime y ahoga.

Destrucción creativa es la creación de toda una legislación que normalice la participación del individuo, como ente autónomo, en aventuras empresariales como mero inversor. Hacerlo con vistas a impulsar el desarrollo de esta nueva vía de participación en la vida económica del ciudadano medio, es lo que cabría esperar. Sin embargo, y en aras de la defensa del sistema financiero, tradicional y  hegemónico, nos encontramos con borradores de leyes y normas que muestran un claro  ánimo de dificultar su real explosión. Un hecho que puede acabar con la primacía de los poderosos, de los que realmente mandan, de los que están bien como están. La protección del inversor no experto, es la excusa  sobre la cual esta montada esa mentira que es la nueva ley de Fomento de la Financiación Empresarial ¿ donde estaba  ese espíritu   protector cuando se vendieron participaciones preferentes   de bancos y cajas de ahorros a personas sin ninguna formación económica? No importa si pierdes tu dinero , no importa si lo inviertes mal. Lo que importante es la capacidad del crowdfunding de transformar lo ya establecido . La transparencia  y el  libre acceso a la información, valores implícitos en la nueva empresa, garantizan que el volumen de estafas va a ser despreciable frente al de empresas que alcancen su desarrollo sin necesidad del sistema de financiación tradicional.

Destrucción creativa es que cada uno de nosotros deje de comprar estos mensajes y empìeze su transformación hacia un papel de responsabilidad personal, que abra sus ojos,  por ejemplo, a iniciativas cooperativistas estilo som energia o som conexió en el campo de las telecomunicaciones, o que  nos involucremos en las corriente del crowdfunding, que sigamos apoyando y multiplicando aquello en lo que creemos, o deberíamos, que es la libertad personal como motor de un mundo realmente libre.

@voroperez

05. agosto 2014 by voroperez
Categories: Economía Social | Tags: , , , | Leave a comment

Un rescate encubierto

La semana pasada recibí un correo electrónico del Ministerio de Industria Energía y Turismo ofreciendo financiación a PYMES para proyectos de consolidación, crecimiento e internacionalización. Resulta que,mis socios y yo, hemos comenzado una nueva linea de negocio en la que nos vendría bien algo de capital para darle un mayor impulso y, ante esta posibilidad, esta mañana he decidido informarme de las características de este tipo de financiación.

Financiación Tradicional

Los intereses que ofrecen están divididos en dos tramos, un primer tramo EURIBOR+3,5% y un segundo tramo que puede llegar a un 8% en  función de la rentabilidad financiera de la empresa, ya que se trata de prestamos participativos.

Estoy convencido que, para una entidad privada, se trataría de una muy buena oferta al mercado. Pero el oferente Enisa, no es una entidad privada, es una empresa pública que debe tener, o debería, capacidad para ofrecer unos diferenciales con respecto al EURIBOR mucho más bajos, para poder cubrir sus costes y dar un poco de agua fresca a la sedienta PYME, que estos últimos años se ha reinventado y ahora necesita ese impulso que la vuelva a poner en su justo lugar.

Es una muestra más de lo imprescindible de una banca pública capaz de gestionar estos instrumentos financieros sin necesidad de incurrir en margenes comerciales que, lo público, no precisa ( más allá de la cobertura de costes). Lo que tenemos ahora son instituciones actuando como agentes comerciales de los bancos, a los que facilitan clientes a quien prestar, a un interés superior al 4%, dinero que ellos han obtenido del BCE, es decir de nuestros bolsillos, a un interés del 0’15%.

Yo lo llamo otro rescate encubierto

@voroperez

01. julio 2014 by Salvador Pérez
Categories: Entrada Rápida, rebelión | Tags: , , , , | Leave a comment

← Older posts